POST

VIVIMOS EN UN MUNDO INTERDEPENDIENTE

Por Raúl Luna (GRESP, Perú)

Participación de la red continental de America Latina sobre “protección social” al Foro Euro-Latinoamericano y Caribeño de la Sociedad Civil (San Salvador, 7-8 de septiembre 2017)

Vivimos en un mundo globalizado, por lo que se requiere compartir diagnósticos, problemáticas, expectativas, vincular actores, agendas y procesos sino comunes, complementarios, entre las sociedades civiles de nuestros espacios. Este foro es parte de un proceso que viene de atrás. Desde el año 1999, en que se realizó la primera cumbre de estados de América- Unión Europea, de Rio Janeiro.

Como parte de un proceso de consulta, se llevó a cabo en el Salvador, los días 7 y 8 de septiembre el Foro Euro-Latinoamericano y Caribeño de Sociedad Civil, en preparación de la reunión de presidentes y cancilleres de América y la Unión Europea que se tenía que llevar cabo en los próximos meses, pero que fue lastimosamente cancelada (por desacuerdo entre los países sobre la crisis en Venezuela).

Previo a este encuentro, miembros de la red continental “protección social” como WSM-Solidaridad Mundial, Mojoca, MTC-San Marcos y el GRESP/RIPESS-LAC, nos reunimos el día 6 de septiembre con la finalidad diseñar una estrategia para lograr el posicionamiento de la Economía Social Solidaria y la Protección Social, en el foro, lo cual se logró exitosamente.

La estrategia continental de WSM, permitió no solo poner en agenda los temas de WSM, sino establecer relaciones con otras redes en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible como ACT, red de atención en desastres, la red CONCORD y redes continentales.

El Foro Euro-Latinoamericano y Caribeño de la sociedad civil reunió alrededor de 150 representantes de organizaciones latinoamericanas y caribeñas y europeas en un espacio de reflexión para discutir temas clave que dan forma a las relaciones entre América Latina y el Caribe y la Unión Europea en el marco de la Agenda 2030; generando contribuciones de la sociedad civil en relación a sus principales preocupaciones y temas de interés, dirigidas a los Jefes y Jefas de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE) .

En el encuentro se resaltó la importancia del fortalecimiento de los espacios de dialogo entre la Unión Europea y la CELAC, y los retos de la sociedad civil priorizando la lucha contra el cambio climático, la igualdad de género y que los espacios de la sociedad civil sean respetados.

Asimismo, se valoró la importancia de la vigencia de los derechos humanos, los derechos laborales, de los adultos mayores, de las mujeres, como condición necesaria para la gobernanza, la superación de la pobreza y la desigualdad y la vigencia de la democracia en nuestros países y la convivencia con los culturales locales.



En el foro Se abordó el comercio y los derechos humanos, integración y promoción de la integración económica. Donde la apertura a la inversión al comercio, no se realice sacrificando la protección social. Se señaló la importancia de demandar la Justicia Fiscal, como una condición necesaria para la armonía del desarrollo en los países, evitando la fuga de capitales y los paraísos fiscales, que existen en la Unión Europea y en América.

Uno de los aspectos, más grave, se señaló, que la crisis climática es consecuencia de la economía que no ha logrado satisfacer las necesidades de salud, educación, ni el empleo, menos aún no ha contribuido al desarrollo de las capacidades de las familias, poblaciones. La economía hegemónica está poniendo en riesgo la vida en el planeta. Algunas intervenciones insistieron en la importancia de una nueva economía, más humana, inclusiva, que no discrimine, ni que sea instrumentada, solo para un sector minoritario de la población. Se planteó la necesidad de una Economía Social Solidaria, nuevos modelos de desarrollo que se basen en el ser y no en el tener, donde se respeten los procesos y los culturales locales.

Un tema de consenso fue la necesidad de fortalecer la voluntad política las relaciones birregionales, basadas en valores compartidos y heredados de una historia común. El objetivo de este foro era fortalecer los vínculos de un entendimiento político, económico y cultural entre las dos regiones a fin de desarrollar una asociación estratégica entre ambas.

Para los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE), la Agenda 2030 y el Acuerdo de París plantean la necesidad de avanzar hacia niveles de consumo y producción compatibles con el medioambiente. Los valores compartidos y la existencia de fuertes complementariedades entre ambas regiones podrían contribuir a generar un gran impulso ambiental que permita transitar hacia nuevos senderos de desarrollo; es decir, avanzar hacia un patrón de inversión que favorezca la innovación y el cambio estructural con equidad, al tiempo que permita el desacople entre el crecimiento económico y las emisiones de carbono.

Otro tema que se mencionó es la escasa capacidad de incidencia global de una UE que sigue pesando mucho en lo económico, pero pesa mucho menos en lo político y en lo demográfico. El futuro dependerá de la rapidez y el acierto con los que resuelva sus problemas internos. Una Europa ensimismada y que no se adapte a esta nueva realidad global está condenada a la irrelevancia.

Asimismo, si América sigue limitándose a la exportación de materias primas, seguirá siendo marginada del escenario mundial. Para progresar se requiere entrar plenamente en las TICs, en la producción de tecnología solidaria y mejorando la protección social para sus poblaciones en un pacto de integración, ampliando su presencia en lo político y en la globalización.

Estos retos no deben asumirse separadamente, sino de manera sinérgica. Tampoco se tarta que América establezca un “pliego de reclamos a la UE”, sino que sumemos fuerzas para tener mayor presencia en la agenda global y hacer efectivo la multipolaridad, lo cual no será posible si no se realiza una coordinación y acciones conjuntas.

Commentarios

Deja un comentario