POST

¡Las mujeres se unen en Bolivia y República Dominicana para decir no a la violencia laboral!

Santiago Fischer WSM-Solidaridad Mundial

La Conferencia Internacional del Trabajo abordará en detalle entre el 28 de mayo y el 8 de junio de 2018, la violencia contra las mujeres y los hombres en los centros laborales. Los representantes de los trabajadores, de los empleadores y de los 187 Estados miembros de las Naciones Unidas discutirán a cabalidad la conveniencia de adoptar un instrumento jurídico internacional a fin de erradicar dicha violencia inaceptable.

En el marco de estas discusiones, nos reunimos con dos contrapartes de WSM-Solidaridad Mundial, Francisca Jiménez (CASC, República Dominicana) y Graciela López (Marcha Mundial de las Mujeres), quienes participaron en las negociaciones. Ellas nos confirman la alarmante situación de las mujeres en sus respectivos países y la importancia de adoptar un convenio (obligatorio) acompañado de una recomendación.


"En Bolivia, es vital unirse contra la violencia contra las mujeres"

En Bolivia, a pesar de contar con una ley general para luchar contra la violencia contra las mujeres, la adopción de un convenio internacional para erradicar todo tipo de violencia en el centro laboral es vital. “Tenemos muchas buenas leyes en nuestro país “, nos indica Graciela López, de la Marcha Mundial de las Mujeres en América Latina. “Pero desafortunadamente, su aplicación es débil” se lamenta. La culpa, según ella, la tiene una sociedad todavía fuertemente patriarcal que deja muy poco espacio a las mujeres dentro de la sociedad. En Bolivia, todos los sectores laborales enfrentan este flagelo. Pero según Graciela López, son especialmente las trabajadoras del hogar las que son más susceptibles a la violencia, porque laboran en un lugar privado, aisladas del resto del mundo...

Falta de apoyo del estado y del sindicato general

“Ante esta violencia, decidimos unirnos en una gran alianza de mujeres para apoyar el movimiento internacional a favor de la adopción de este instrumento. Campesinas, empleadas, obreras, etc., todas acudimos en masa para abordar esta cuestión de frente. En Bolivia, estamos acostumbradas a luchar por nuestros derechos. Hemos iniciado mesas de diálogo, asambleas populares y reuniones dentro de los sectores profesionales para convencer a los sindicatos, a los empleadores y al gobierno de que es absolutamente necesario llegar a un texto ambicioso”. La campaña ha sido exitosa, por lo que muchos grupos de mujeres se han unido al movimiento. Pero con un éxito mitigado: “Ciertamente, podemos ver que la sociedad boliviana va evolucionando, que las relaciones son más igualitarias en las familias. Pero todas estas mujeres han logrado crear un diálogo aún más fuerte, incluso dentro de sus familias y sus prójimos a favor de un derecho a una vida sin violencia “, se alegra Graciela López. “Pero desafortunadamente, nos hemos enterado de que el gobierno boliviano no se ha involucrado activamente en la preparación de las discusiones en Ginebra. Y durante las negociaciones, solo se hicieron presentes después de varios días de negociaciones, sin participar activamente en ellas “. Peor aún, estas activistas recibieron solo un apoyo limitado de la Central Obrera Boliviana (COB). Después de mucha insistencia, la COB finalmente les dijo tímidamente que “apoyaban su enfoque”. Hasta la fecha, la COB no ha dado ningún signo de vida sobre este tema. Según Graciela López, esto demuestra una vez más la dominación de los hombres en la sociedad boliviana, quienes muestran muy poco interés en las cuestiones que afectan a las mujeres ...

" Somos conscientes de que la lucha es global, que debemos luchar juntas para poner en práctica políticas a fin de prevenir y castigar dicha violencia. Con las mujeres del mundo entero, queremos conseguir un convenio ambicioso que obligue a nuestros Estados a que implementen políticas nacionales ambiciosas para proteger mejor a las mujeres trabajadoras...”

"En la República Dominicana, una alianza total para obtener un instrumento internacional "

La República Dominicana es un gran ejemplo de trabajo conjunto entre los diferentes sectores de la sociedad que trabajan juntos para ejercer presión a nivel internacional. Según Patricia Jiménez del sindicato CASC, "todo se desarrolló en perfecta armonía. Las centrales sindicales hicieron un llamado a la sociedad civil, compuesta por movimientos de mujeres, de la economía social y solidaria y de organizaciones de derechos humanos... ¡y el gobierno rápidamente se unió a nuestra causa! Tanto es así que aquí en Ginebra pudimos obtener muchas ideas a través de nuestros representantes gubernamentales durante las sesiones de trabajo del comité ad hoc. Hemos llevado a cabo una campaña genuina desde el año 2017, que ha resultado en la firma de un acuerdo entre todas las partes, que las compromete a luchar, juntas y a su nivel, para la adopción de un ¡ambicioso y efectivo convenio de la OIT "!

Consecuencias de la violencia doméstica en el trabajo

“Es absolutamente esencial mantenerse unidos en este tema en R. Dominicana”, agrega Francisca Jiménez. De hecho, la situación es tan alarmante como en Bolivia. La violencia contra la mujer sigue aumentando, incluso bajo su peor forma: el feminicidio. Desde el inicio del año 2018, 60 mujeres han sido asesinadas, debido principalmente a la violencia intrafamiliar y doméstica.

Y debemos agregar a esta cifra las víctimas de abuso doméstico que llegan todos los días al trabajo con esta pesada carga que soportar. Esto tiene consecuencias psicológicas para ellas, pero también para los compañeros de trabajo. “No olvidemos que esta violencia también tiene un impacto negativo en la productividad laboral... un argumento al que los empleadores son sensibles. Si eres violentada, tu trabajo sufrirá las consecuencias”, señala Francisca Jiménez. Una norma internacional es, en consecuencia, esencial para orientar a la sociedad en su conjunto a fin de luchar contra esta violencia que gangrena nuestra sociedad.

Francisca Jiménez es optimista sobre la adopción en 2019 de un instrumento obligatorio. “La comisión acordó bajo la forma de instrumento: un convenio complementado por una recomendación que proporcionará pautas prácticas para alcanzar los objetivos. ¡Es genial, logramos estar de acuerdo!”

Santiago Fischer
WSM-Solidaridad Mundial

Commentarios

Deja un comentario