POST

La Conferencia Internacional del Trabajo

La Conferencia Internacional del Trabajo examina y profundiza sobre la propuesta de un convenio y una recomendación para tratar la violencia y acoso contra mujeres y hombres en el lugar de trabajo entre el 28 de mayo y el 8 de junio de 2018. La negociación sobre la aceptación de que exista a nivel internacional un instrumento legal fue larga y exhaustiva por parte de los representantes de los trabajadores, los empleadores y los 187 estados de la ONU. Las discusiones inician a partir de la conveniencia de adoptar un instrumento legal internacional para erradicar esta violencia y el acoso.

Este proceso no es nuevo, desde el 2017, en la OIT el comité de expertos se viene reuniendo para tratar a fondo el contenido y forma de aplicación que debería de tener un convenio y recomendación que responda a la erradicación de violencia y acoso a mujeres y hombres en los lugares de trabajo, de cara a contar con un instrumento legal que penalice, sancione este tipo de práctica a nivel nacional e internacional, La JOCI y la JOCA en conjunto con WSM en el marco de esta propuesta ha venido trabajando en la revisión y recolección de aportes en cuanto al contenido y forma que debería tener el convenio y recomendación con sus contrapartes como la CSI, CSA, Marcha Mundial de las Mujeres y otras organizaciones sociales y sindicales, han venido dando seguimiento a los gobiernos locales y empleadores sobre la participación en el proceso.

El debate se centró específicamente en el Informe V (2), Acabar con la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, en las conclusiones propuestas. Algunas discusiones fuertes en las que podemos resaltar:

En primera instancia se revisó si el instrumento realmente respondía a un convenio o recomendación, A. FORMA DE LOS INSTRUMENTOS, sobre ello fueron muchos los planteamientos, el que más resalto fue que dicha propuesta de convenio parecía una recomendación más que un convenio, los empleadores y gobiernos cerraron discusión que en este espacio era difícil discutir la forma del instrumento más, sin embargo, si acordó tener un convenio acompañado de una recomendación.

Inciso B del Libro DEFINICIONES Y ÁMBITO DE APLICACIÓN. Sobre el término «violencia y acoso» debería entenderse como un continuo de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya se manifiesten de manera puntual o recurrente, que tengan por objeto o consecuencia causar un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia de género;

Desde nuestra concepción, la violencia es el fenómeno que hace presente la posibilidad de acoso en las relaciones laborales y el acoso es hostigamiento o conducta abusiva e irrespetuosa, que se manifiesta en prácticas de forma continuada o puntual por patrones privados o públicos o por mismos trabajadores/as hacia otros/as que afecta la dignidad o la estabilidad integral de un individuo o de un grupo de individuos, precarizando sus condiciones de trabajo, el ambiente laboral y las relaciones humanas en el ámbito social.

La definición abrió fuertes discusión y largas jornadas de trabajo y reuniones entre gobiernos, empleadores y trabajadores, elementos claves de fuerte discusión y propuestas de enmiendas fueron basada en tener una definición que separara violencia y acoso, sin embargo, esto perdía la esencia de la definición y el impacto del daño en la vida de la y el trabajador/a, otro elemento fue el término “continuos comportamientos” y el ámbito de aplicación en el contexto “lugar de trabajo por el mundo del trabajo”, así como la consecuencia de la causa, fueron momento en que realmente se avanzaba o se retrocedía, muchas movimiento sociales durante la plenaria hacían llamado a poder abrirse a llegar a un consenso aceptable por parte de los empleadores y gobierno, muchos movimiento como la JOCA desde su declaración que integraba un testimonios de una víctima de la violencia y acoso en su lugar de trabajo aporto en gran medida en la aceptación de este instrumento, otros movimientos sindicales como la CASC, CSA, también ejercieron presión durante el debate.

Podemos decir que la propuesta es interesante y responde a la necesidad extrema del contexto actual que viven las mujeres jóvenes en los lugares de trabajo, los altos índices de violencia y acoso son cada vez más violentos e invisibilizado a nivel internacional, se carece de estadísticas por la ausencia de evidencias y denuncias, la situación espera una respuesta inmediata y prioritaria, fue evidente el temor de los empleadores y gobiernos en adoptar un instrumento que pueda además atentar sobre su imagen al verse involucrados en un escándalo de violencia y acoso, sin embargo el llamado a ellos durante la OIT es que esto responde a un ejemplo claro y de retroceso sobre los derechos humanos de las personas con mayor énfasis en las mujeres (campesina, trabajadora informal, trabajadora doméstica, etc.) que doblemente son discriminadas y sumergidas en la pobreza y desigualdad ante la falta de políticas públicas y empresariales que aborde y garantice ambientes de trabajo seguros y libres de situaciones de acoso y violencia.

La JOCA en representación de la red continental, participo directamente en el comité de Violencia y

acoso en los lugares de trabajo, desde esta experiencia constatamos la importancia de este espacio en el sentido de poder dialogar y adoptar instrumentos internacionales que respondan a las problemáticas más sentidas desde los grupos más desfavorecidos y vulnerables. Es el único espacio donde los movimientos sociales y sindicales en representación de los trabajadores, los empleadores y gobiernos locales de 187 países pueden entrar en negociaciones colectivas que contribuyan en la construcción de un mundo justo para todos y todas, así mismo puedan contribuir en gran medida a hacer frente a la violencia y el acoso, al igual que la aplicación y la supervisión de los convenios colectivos, sin embargo en esta ocasión la OIT avanzó en que "El comité haya acordado la forma del instrumento: una convención complementada por una recomendación”, para el 2019 en celebración del centenario de la OIT apostamos en la adopción de un instrumento obligatorio dentro de las políticas de gobierno y empresariales es una tarea desde ya actuar e incidir en los espacios posibles para demandar la adopción.

¨La vida de un/a joven trabajador/a, vale más que todo el oro del mundo¨.

Commentarios

Deja un comentario