POST

El equipo legal de Gregoria Apaza logra sentencia de 30 años de condena para el primer caso de feminicidio del año 2019 en Bolivia.

El pasado 01 de enero de 2019, la joven Jhesica Pamela Nina Flores, de 20 años de edad, fue asesinada por su “expareja”, José Luis Gutiérrez Vallejo, de 21 años de edad, en el municipio de Achocalla del departamento de La Paz, siendo este el primer caso de feminicidio registrado para este año en Bolivia.

El argumento inicial en la etapa preliminar del proceso penal utilizado por la defensa de José Luis Gutiérrez Vallejo es que no existía prueba de la relación amorosa entre las partes, y por lo tanto, este homicidio no se podía calificar como feminicidio, lo que abría puertas a que el acusado obtuviera una sentencia de 5 a 20 años menos que la sentencia correspondiente a feminicidios.

Institucionalmente como Gregoria Apaza se asume el proceso desde el inicio de la etapa preparatoria, logrando encaminar la investigación a un hecho real de Feminicidio, primero porque se probó a través testigos la relación de pareja y segundo por la inspección ocular reconstructiva que involucro la participación de peritos que probaron la presencia del agresor en el lugar del hecho y su participación.

Este proceso de feminicidio duro 10 meses constituyéndose en uno de los procesos con mayor celeridad en la obtención de la sentencia debido a dos factores, el primero relacionado con el seguimiento continuo y exigencia de los familiares de la víctima buscando justicia y segundo por la asistencia técnica y coordinación estrecha con el Ministerio Público y Servicio Plurinacional de Atención a la Victimas (SEPDAVI) del Ministerio de Justicia en cumplimiento a las normativas nacionales e internacionales.

De acuerdo al director de la Fiscalía Especializada en Delitos de Violencia Sexual y en Razón de Género, Roberto Almendras, en Bolivia el 34% de la carga procesal que atiende el Ministerio Público corresponde a casos de violencia de género, siendo así que en el 2019 se han registrado 102 casos de feminicidios desde enero a octubre.

Según los datos publicados por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), para el año 2018, Bolivia se encontraba en la posición más alta en la tasa de feminicidio en América del Sur con 2.3 por cada 100,000 mujeres.

La abogada penalista Frida Choque de Claros, quien pertenece al equipo de Gregoria Apaza, fue la responsable de llevar la defensa de la víctima, Jhesica Nina, y en el mes de noviembre de 2019 fue dictada la sentencia por feminicidio a José Luis Gutiérrez Vallejo, quien cumplirá 30 años de prisión.

Esta sentencia marca una victoria en las luchas por la igualdad de género en Bolivia, donde desde el año 2013 hasta el 2019, luego de promulgada la ley 348, para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, se han registrado más de 500 casos reconocidos como feminicidios y de estos a menos de la mitad se les ha dictado sentencia.


Commentarios

Deja un comentario