SINERGIA GUATEMALA

El Derecho a la Proteccion Social en Guatemala – 2018

Diana - Ciudad de Guatemala

Hasta hace unos años, Diana vivía en las calles de la Ciudad de Guatemala, cuando fue atendida por el equipo de calle del MOJOCA. Este equipo siempre está dirigido por uno de los jóvenes del MOJOCA y está asistido por un supervisor pedagógico. El Parque Central era la residencia permanente de Diana, quien, junto con otros jóvenes de la calle, consumía drogas allí. Debido a que había estado buscando una salida durante algún tiempo, aceptó la propuesta del MOJOCA. "En la primera fase, todavía vivía en la calle, pero en el MOJOCA pude comenzar mi formación como panadero", dice Diana. "Hoy, unos años después, gracias al apoyo del MOJOCA, pude abrir mi propio negocio de tortillas incluso después de graduarme. Por la mañana vendo tortillas y por la tarde retomo mis estudios. El microemprendimiento acaba de empezar, pero me da lo suficiente para alquilar una pequeña habitación en la ciudad".

El contexto político, económico y social
El deterioro del estado de derecho, la corrupción inagotable y las desigualdades cada vez más pronunciadas son sin duda tres de las principales tendencias que han surgido en Guatemala en los últimos años. En 2018, el deterioro del estado de derecho alcanzó su tercer punto álgido con la expulsión de la CICIG, la Comisión de la ONU contra la Corrupción y la Impunidad en el país, que se acercó demasiado al Presidente en su lucha contra la corrupción. Este deterioro del Estado de derecho se refleja también en el aumento de la criminalización de la sociedad civil: en su reciente resolución sobre Guatemala, el Parlamento Europeo se refiere a 391 ataques contra defensores de los derechos humanos (a menudo indígenas) en 2018, 93 ataques contra periodistas, 662 asesinatos violentos de mujeres y 41 jóvenes que murieron tras ser detenidos durante una manifestación.
Desde un punto de vista socioeconómico, la desigualdad y la exclusión son cada vez más evidentes en la sociedad guatemalteca, lo que ejerce una presión adicional sobre la sociedad y los movimientos sociales tradicionales. Después de todo, estos últimos no sólo son marginados por el gobierno, sino que también son arrinconados en la "moderna" Guatemala de los jóvenes habitantes de las ciudades que disfrutan del crecimiento económico. Sin embargo, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el 83% de la población vive en la pobreza hasta la extrema pobreza. El 70% de la población activa trabaja en la economía informal, el 30% en la economía formal, gran parte de la cual está empleada en malas condiciones en las maquilas u otras empresas de producción de bajos salarios. Con un salario mínimo de 310 a un máximo de 335 euros al mes. 

Sinergia Guatemala

En este contexto, no es fácil para la "Sinergia Guatemala" fortalecerse como organizaciones que defienden los derechos de esta población excluida y ejercer presión política para que sus voces sean escuchadas. Sin embargo, como sinergia, su estrategia es, por un lado, fortalecer el conocimiento, y por lo tanto el apoyo en torno a los Convenios 102 y 189 de la OIT, dentro de las organizaciones miembros de la sinergia (formación conjunta) y, por otro lado, presionar al gobierno, conjuntamente o no con la OIT, para que ratifique los convenios (acciones políticas, contactos con la OIT, eventos) desde arriba.
Una de las fortalezas de la red guatemalteca es su enfoque en los jóvenes. Tres de las cuatro organizaciones miembros (JOC, MOJOCA, MTC) son organizaciones juveniles o tienen una fuerte influencia sobre ellas, mientras que la CGTG utiliza la experiencia de estas organizaciones dentro de la red para fortalecerse a su alrededor. Los intercambios entre los jóvenes de las cuatro organizaciones en 2018 han sentado, en cualquier caso, una buena base sobre la que construir en los próximos años. Junto con otras redes de jóvenes con las que cooperan, quieren contribuir desde la red guatemalteca al trabajo de cabildeo a favor de la Ley de Desarrollo Juvenil, que quiere fortalecer las oportunidades y los derechos de los jóvenes en el mercado laboral.
Por último, la red guatemalteca organizó una formación temática sobre economía social y solidaria bajo la dirección de la experiencia de PECOSOL, la plataforma guatemalteca sobre este tema. El objetivo principal era fortalecer las capacidades y el conocimiento de los miembros de la red, con el fin de poder apoyar con más fuerza el trabajo político conjunto sobre este tema también en el futuro.

Resultados más importantes en 2018

  • Seguridad Social
    • A través de su red de farmacias sociales rurales, la CGTG proporcionó a 8.075 personas (62% mujeres) acceso a medicamentos y atención básica de salud en 2018. Para estas personas, a menudo vulnerables, ésta es la única forma de protección social de que disponen. 
  • Economia Social y Solidaria:
    • Fundadas en 2017, las cooperativas de San Marcos (MTC) tienen 110 miembros un año después que pudieron proporcionar crédito a través de la cooperativa
    • 1.968 jóvenes han tenido acceso a formación profesional, de contenido o técnica para fortalecer su posición en el mercado laboral.
  • Influencia en Politicas
    • Las Campañas y sensibilización sobre protección social o alguna de las áreas de actividad de la red guatemalteca, eventos, acciones en la calle, etc. llegaron a unas 45.000 personas en 2018.
    • A nivel político, las organizaciones de Sinergia Guatemala tomaron medidas para alentar al gobierno a ratificar los Convenios 102 sobre seguridad social y 189 sobre trabajo decente para los trabajadores domésticos. 2.400 trabajadores participaron en estas acciones políticas, y se organizaron dos talleres junto con la OIT.

Contrapartes de Bolivia: GREGORIA APAZA (ONG que lucha para la igualdad de género), CEJUPA (organización de jóvenes), CRISOL (centro de formación sindical), SENTEC (Servicio de Enseñanza Técnica y de Capacitación) y la ‘Plataforma Ecosol’ o Red Boliviana para el Derecho a la Protección Social agrupando las 4 contrapartes mencionadas en una dinámica de sinergia.
Presupuesto 2018 : 116.884,46 euro
Donores : Cooperación al Desarrollo Belga WSM
Duración del programa : 2017-2021